Chile sigue liderando en buses eléctricos

El próximo año, casi el sesenta por ciento de la flota de buses de Santiago tendrá un estándar Red. Es decir, entregará mayor calidad, accesibilidad, seguridad y comodidad en el trayecto. Esto, porque después de la última licitación del transporte público metropolitano, se sumarán 991 buses eléctricos y 649 Euro VI al sistema. También comenzará a extenderse a regiones.

Imagen de Artìculo

Poco a poco se ha ido transformando el rostro de lo que fuera Transantiago, el sistema de transporte que tantos dolores de cabeza trajo a las autoridades y a usuarios desde su implementación en febrero de 2007. Nuevas flotas, nuevos recorridos, nuevas regulaciones para los buses han mejorado la oferta de lo que ahora se conoce como Red Metropolitana de Movilidad. Aunque todavía no logra su objetivo de que las personas se bajen de su auto y se suban al bus, han relevado la calidad del servicio, incorporando aire acondicionado, wifi y hasta puertos para USB, además de propiciar un transporte sustentable.

La reciente licitación añade 991 buses eléctricos y completa una flota de 1770, “la mayor de su tipo en Latinoamérica”, según declaró la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt. Asimismo, se agregan 649 Euro VI, con lo cual se llegará a 3.860 buses estándar Red, exactamente el 56,7% del sistema.

Junto con brindar un mejor servicio, el transporte público de Santiago se viene consolidando como sostenible y amigable con el medioambiente. Pero los beneficios no terminan allí. El proceso llevado a cabo permitirá también aumentar la cobertura agregando otros 13 puntos al norte, oriente y suroriente de la ciudad. Así, pronto quedará solo en el recuerdo haber sido una de las capitales con el aire más contaminado del mundo.

Con la experiencia acumulada en los casi catorce años de Transantiago, el proceso incorporó nuevas exigencias y herramientas de control. Reduce, por ejemplo, el tamaño de las Unidades de Servicios dejándolas en casi 400 buses. De esta manera, se minimizan los riesgos para su continuidad y es más fácil su reemplazo si no cumplen con ciertos estándares.

A la vez, se acorta el periodo de concesión de 10 a 5 años, con la opción de extenderse en cinco. En ese sentido, y para fomentar la electromovilidad, si los concesionarios contemplaron más de un cincuenta por ciento de buses eléctricos, el plazo sube a 7 años, prorrogables.


También en regiones

Lo positivo es que los buses eléctricos de alto estándar también se extenderán a regiones. Ya se anunció que Arica sería la primera ciudad del país con su flota completamente eléctrica. Asimismo, el Ministerio de Transporte informó que se hará una licitación para implementar 35 buses eléctricos que unirán la zona de Placilla-Curauma con la Plaza Wheelwright, en Valparaíso.


Compartir con: