TECNOLOGÍA DEL MAÑANA

Autos del futuro: Inteligencia y seguridad sin volante

Autónomos, conectados, más cómodos, más seguros y, por supuesto, eléctricos, así serán los automóviles que construirán las grandes compañías para los pasajeros de los próximos años. Y digo pasajeros, porque ya no se necesitarán conductores.


Cuesta imaginar el mundo que viene en el próximo decenio. Desde distintos frentes se habla de múltiples transformaciones y lo lógico es que tenga sus bemoles, pero también habrá grandes avances. En cuanto a movilidad mediante automóviles, las macro líneas ya están trazadas y constituirán una verdadera revolución.

Los coches del mañana obligarán a modificar las calles y harán más seguras las carreteras, gracias a una alianza que incluye a las automotrices, pero también a las empresas más importantes del mundo tecnológico como Google, Intel y Tesla, entre otras.  

Lo primero será el cambio de combustible. Hace ya dos años comenzaron a circular los  vehículos eléctricos con carga hasta por 400 kilómetros. En nuestro país ya existen compromisos gobierno-empresas, de instalar infraestructura  que permita  transitar desde los hidrocarburos hacia la energía eléctrica. Se proyecta que a fines de la próxima década en Alemania y otros países europeos ya no habrá vehículos a gasolina y hacia el 2050  serán  en todo el mundo solo una reliquia. Para ello, claro, se requerirán ciudades con suficientes puntos de recarga pero también con redes eléctricas adaptadas a esta demanda.

Si bien los autos seguirán teniendo volante por un tiempo más, la apuesta es que pronto  se circule con piloto automático en las ciudades. Uber espera lanzar próximamente los primeros taxis robot en los Estados Unidos y Waymo (división de Google) dispone de 600 vehículos autónomos en pruebas. Estos coches detectarán semáforos y elegirán las mejores rutas; también  conocerán  sus gustos  mediante reconocimiento facial adaptando música y hasta aroma a sus preferencias.

El interior será  más espacioso al no requerirse  motores, radiadores o volantes, dando lugar a  amplias zonas para relajarse, descansar o trabajar. Tendrán parabrisas panorámicos que permitirán una amplia visión a sus pasajeros.

Además, un nuevo concepto se irá incorporando a nuestra mentalidad: el auto compartido y a demanda.  Tener un coche estacionado sin usar se volverá obsoleto y será mejor arrendar uno por horas o días.

Por último, mejorará la seguridad al mantenerse los autos conectados y en red. En caso de emergencias, todos los vehículos podrían frenar al mismo tiempo y, en tacos, se distribuirán de manera inteligente por distintas rutas alternativas.


Comparte esta Nota:

VOLVER