VENTANA AL MUNDO ELÉCTRICO

Centro deportivo Masseroni2 en Milán: Instalaciones deportivas con un propósito social

La nueva instalación deportiva, fue construida en tiempo récord después de un largo trabajo de recuperación del terreno, esfuerzo que fue recompensado por la presencia de la Champions League.

El barrio QT8 de Milán fue construido después de la Segunda Guerra Mundial, sobre la base de un visionario arquitecto, Piero Bottoni que transformó un área rural en un innovador distrito, basado en el correcto equilibrio entre las instalaciones de viviendas, servicios y espacios verdes. Todo al pie de la colina de Monte Stella, que fue resultado de los escombros dejados por los bombardeos de la guerra. Entre las ideas de la época se creó un lago para la pesca deportiva y un centro comunitario de arquitectura circular.

Con el tiempo, esta zona sufrió abandono y deterioro.
Sólo a principios del 2000 se consolidó la idea de recuperar la zona  para que volviera a ser utilizada por la comunidad mediante la creación de un centro deportivo. Entre los diversos proyectos resultó ganador la propuesta presentada por el club deportivo Masseroni que, desde 1948, se encarga de la promoción de las actividades deportivas entre los jóvenes.

El proyecto de los arquitectos Stefano Gaudimundo y Matteo Sormani, propuso la creación de dos canchas de fútbol, en complemento con la reconstrucción del edificio original, de planta circular, en la que encontrarían espacio un restaurante y un centro médico deportivo.

Sin embargo, las excavaciones revelaron la presencia, en lo que había sido el lecho del lago para la pesca deportiva, de material altamente contaminante. Una situación que implicaría una compleja excavación  y el posterior sellado de más de 12 mil metros cuadrados. Todo esto se vio agravado por una larga interrupción de la obra.

Sólo en Mayo de 2015, se obtuvo el último certificado necesario para hacer una instalación deportiva con un propósito social, abierto a niños, jóvenes, adultos mayores y personas discapacitadas. En tan sólo seis meses se completaron todas las instalaciones.

Para este proyecto los arquitectos escogieron la serie LivingLight rectangular con placas de terminación blancas, una solución no sólo adecuada para una instalación deportiva, sino que también para los estándares  estéticos requeridos dentro del restaurante y el centro médico. También se incorporó un videocitófono Classe 100, una solución que combina un diseño esencial con un  amplio ángulo de visión de la estación externa .

El centro deportivo ha sido un verdadero éxito, ya que se ha convertido en un punto de encuentro para la ciudadanía y un punto de referencia para muchos jugadores jóvenes que sueñan con emular las hazañas de grandes campeones.

Este trabajo fue reconocido por lo más alto del fútbol europeo ya que la copa de la Liga de Campeones de ese año fue exhibida en el Centro Deportivo Masseroni2.

 


Comparte esta Nota:

VOLVER