TECNOLOGÍA DEL MAÑANA

Ministerio de Ciencia y Tecnología: un paso al desarrollo

Chile hoy en día gasta casi un 0,4% de su PIB en ciencia y tecnología mientras que los restantes  países que integran la OCDE llegan, en promedio, al 2,4%. Sin embargo, se espera que con el pronto establecimiento de un ministerio del área ese porcentaje vaya creciendo y se fortalezca la investigación y el desarrollo tecnológico.

El 13 de agosto fue publicada en el Diario Oficial, la ley Nº 21.105 que crea el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. De esta manera, por primera vez en su historia, nuestro país contará con un Ministerio dedicado a este fin.

El plazo para que esta entidad gubernamental comience a operar es de un año desde la  promulgación de la norma. En este periodo también comenzarán a funcionar otras dos instituciones como son la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo de Ciencia y un Consejo que asesorará al Presidente de la República en estas materias.

Su creación se justifica en que faltaba “un responsable único de la formulación de políticas de ciencia y tecnología”, por lo que se diluían las responsabilidades y reducía la efectividad de los esfuerzos del Estado. Ello se expresaría en “múltiples fondos, programas y consejos, disgregados y carentes de una estructura institucional”.

Estrategia nacional

Invertir en ciencia, tecnología e innovación es un objetivo estratégico para desarrollar y hacer más competitivo a un país. La certeza de que el modelo productivo chileno, “orientado principalmente a la extracción y exportación de recursos naturales, con poca agregación de valor, no nos llevará por la senda del desarrollo inclusivo y sostenible”, se manifestó en el mensaje del proyecto de ley, agregando que los países que han abordado con éxito este desafío, “han realizado tempranos e importantes esfuerzos en educación, ciencia y tecnología y han transformado al conocimiento y la creatividad en motores insustituibles de su crecimiento”.

El funcionamiento de esta cartera  marcará, sin duda, un hito importante. Pero, la comunidad científica está consciente de que este solo hecho no asegura que  la ciencia, la tecnología y la innovación se incrementen e impacten en el desarrollo económico del país.

Más aun, los científicos concuerdan en que el escaso monto de financiamiento que hoy se destina a la investigación no cambiaría en el corto plazo. Alexis Kalergis, director del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia, remarcó como necesario, “que junto a la señal política de fortalecer la institucionalidad, haya un presupuesto acorde, que permita aumentar la inversión”, aseverando que  “un ministro sin recursos no puede hacer mucho”.

En un mundo que enfrenta la cuarta revolución industrial, donde el conocimiento es el motor que impulsa el desarrollo, urge una mayor inversión en este sector. Pero también la iniciativa debe ser acompañada de acciones como mejorar la calidad de la educación, aunar esfuerzos con el sector privado y focalizar los recursos en las áreas donde se pueda obtener mayor impacto.


Comparte esta Nota:

VOLVER