ENERGÍA DE HOY

Teleasistencia para adultos mayores

Ya asentada en Europa, la teleasistencia lleva solo un par de años operando en Chile.  En ese tiempo, algunos municipios como Quillota, Huechuraba, Vitacura y Santiago la han considerado como indispensable para atender a los adultos mayores de sus comunas. Pero también puede ser contratada por familias para sus padres o abuelos.

En un país como el nuestro que envejece a ritmo europeo, se deben comenzar a incorporar medidas de cuidado para los adultos mayores probadas en el viejo continente, siendo la teleasistencia una de ellas.  Se trata de un servicio 24x7 que los conecta con un equipo de profesionales y les permite recibir, con solo pulsar un botón, ayuda inmediata en situaciones de emergencia o inseguridad y atención en su día a día.

Claudia Núñez es socia fundadora de Teleprotección, una de las empresas del rubro que se ha aventurado en el mercado nacional. Trabajadora social con amplia experiencia, cuenta que desarrollaron un modelo de atención que contempla una primera visita al domicilio. En ella, además de instalar el dispositivo, se realiza una evaluación del ambiente ocupacional, se recorre el hogar y se hacen sugerencias, lo cual -dice- “agrega valor porque se entregan orientaciones técnicas y se deja una ficha con recomendaciones para que el adulto mayor mejore su calidad de vida y la de su familia”.

Equipos NEAT

Teleprotección opera con tecnología asistencial NEAT de Legrand. Tanto la central como el dispositivo analógico que se instala en el hogar y la pulsera de emergencia con pulsador, son parte de la oferta de nuestra empresa en el área de la teleasistencia.

Le ejecutiva explica que este tipo de apoyo, en Europa es financiado por el Estado, pero que en nuestro país todavía no se contempla como parte de una política pública para entregarlo a las personas mayores más vulnerables y de menores ingresos. Sin embargo, cree que es asunto de tiempo, porque es un programa preventivo, “que promueve la autovalencia y el envejecimiento activo, ayuda a que la tercera edad se desarrolle con calidad de vida y apoya a los adultos mayores que están solos”, afirma.

La teleasistencia funciona como un acompañamiento a través del teléfono a los adultos mayores. Claudia Núñez precisa que durante la primera visita se arma una agenda personal y se define el objetivo de los llamados que se harán y su frecuencia; por ejemplo, para recordar tomar medicamentos o ir al médico, asimismo, se fijan visitas trimestrales y mensualmente se envía un informe a los familiares.

En el caso de servicios que adquieren los municipios, son estos quiénes definen la frecuencia y objetivo de las llamadas. En estos casos, cuentan -además- con el apoyo de la red municipal para derivar si detectan una urgencia.

Por protocolo, en Teleprotección cada vez que han intentado comunicarse y no les contestan deben ubicar a un contacto cercano territorialmente para que vaya al domicilio y confirme que todo está bien, “puede ser un vecino o hasta el conserje del edificio “, comenta la entrevistada.

También pueden ser contactados por los mismos adultos mayores por aquello  que consideren una emergencia. En esos casos, personal especializado evalúa la situación telefónicamente antes de pedir una ambulancia u otro apoyo que se requiera.

A veces los adultos mayores solo quieren conversar con alguien porque están solos. Allí, la recomendación es clara: “Si quiere conversar, conversemos”, dice la ejecutiva.

“Buscamos dar calidad y cercanía en el servicio, siendo nuestro capital el equipo de profesionales comprometidos y con experiencia con el cual contamos. Ese es nuestro sello”, concluye Claudia Núñez.


Comparte esta Nota:

VOLVER